Archivo | agosto, 2011

El año que viene

31 ago

Llevamos más de un año pensando en “el año que viene” como ese momento lejano en el que la carrera se habría acabado definitivamente y tendríamos que ponernos a pensar en qué hacer con nuestras vidas.

Cuando se acabó la carrera conseguimos alargarlo con unas magníficas prácticas que nos hacían sentir que de verdad estábamos metidos en la profesión aunque no cobráramos ni un euro. E incluso durante esas prácticas veraniegas nos preguntábamos los unos a los otros qué haríamos “el año que viene” aun siendo conscientes de que septiembre estaba a la vuelta de la esquina, pero deseando que con nuestra afirmación desde la lejanía el tiempo se parase o se alargase, o algo.

Buscar "incertidumbre" en Google y encontrar esta foto, no tiene precio

Pero de momento no tenemos la capacidad de controlar los minutos y el tiempo vuela. Estos dos meses se han pasado como un auténtico suspiro e, inevitablemente, septiembre ya está aquí. Mañana es el día. Por mucho que hoy todavía tenga tentaciones de cerrar los ojos y pensar que si hago fuerza sucederá algo mágico (los unicornios rosas que están tan de moda, por ejemplo, podrían bajar a mi rescate) que solucione la vida en un pispás, mi conciencia me impide cerrarlos y hace que los abra aún más para intentar ver qué pasará ahora. Soy así, no tengo remedio: incauta e ilusionada.

No vale deprimirse, por mucho que las despedidas duelan. No vale pensar que está todo muy jodido, aunque lo esté. Toca pensar que hay que luchar por conseguir lo que se quiere y que siempre habrá una oportunidad en algún sitio. Sólo hay que encontrarlas aunque toque cavar muy hondo. Las ideas claras. La sonrisa en la cara aunque a veces surjan las lágrimas sin que podamos contenerlas. Y los buenos consejos y las personas que te marcan, siempre muy presentes. Gracias, de verdad.

La música de hoy, no podía ser otra…

WANTED

30 ago

Hace tiempo que este CLONAZO va por el mundo bloguero. El primer vestido es de Balmain y su precio suponemos que es de varios miles de euros (ni me molesto en buscarlo, nunca me lo podré permitir). El segundo es de Mango, de la nueva colección Light Nights para el Otoño – Invierno 2012. ¿El problema? No lo he visto en la web ni en ninguna tienda. Lo quiero, y quiero saber su precio. Deseo que ronde los cincuenta euros y espero fervientemente que no sobrepase los 100. Me lo pido para Navidad y fiestas de guardar. De verdad, nunca me había obsesionado tanto con los brillos. Empieza a salir la urraca que llevo dentro. Porque este de Zara también se le parece bastante en estilo, pero al ser más apagado ya no me gusta.

¿Con cuál os quedáis?

A %d blogueros les gusta esto: